Eros, mujeres, moral

Los cien años que nos separan del contexto sociocultural donde germinaron los aforismos de Karl Kraus de la presente sección requieren que al abordar su lectura, al cruzar la frontera de las lenguas –despojados de nuestra piel y vistiendo el traje típico de la decadencia del Imperio Austrohúngaro– tengamos en cuenta siempre la explicación, o especie de justificación, tras la que el propio Kraus se refugia: él no está, nos dice, a favor de las mujeres, sino en contra de los hombres. Es decir, en contra de la hipocresía de un orden social extremadamente rígido (sobre todo en lo referente a la sexualidad), donde la "brutalidad" masculina se imponía al "martirio" femenino en los esquemas fijos de ese particular ámbito ideológico. (Dos productos colaterales de ello, si se nos permite: la histeria en las mujeres y la sífilis en los varones.) Por eso, llamar a esto machismo, sería incurrir en la anacronía de pretender ver con ojos contemporáneos los reflejos destellos de lo que ocurría hace un siglo en la sociedad de un reino muy lejano.

Al igual que en otros tópicos a los que dedicó su atención, en los que Kraus suele designar polaridades extremas y servirse de ellas como puntos de anclaje para discernir en sus sátiras entre lo valioso y lo ruin –periodistas-pensadores, artistas-"filisteos", imitaciones-originales–, en lo que se refiere a Eros, mujeres, moral nuestro autor también establece este tipo de diferenciaciones, por ejemplo el refinamiento del erotismo contrapuesto a la animalidad de la sexualidad, o los esquemas estériles del esteta versus la espontaneidad, la creatividad, la libertad del ser erótico. Así, al distinguir entre los géneros, Karl Kraus considera como ideales el genio (Geist) para lo masculino y la sensualidad (Sinnlichkeit) para lo femenino: pares que se complementan y se nutren mutuamente. En la realidad, sin embargo, lo que contempla es vanidad y vacuidad y descomposición moral por doquier, y ni mujeres ni hombres, ni el orden de la sociedad de su época se salvaron de la crítica de su críptica pluma. [GV]

[Clic aquí para regresar.]

©(L) 2012 Reservados todos los derechos, y todos los izquierdos. Puedes reproducir para fines no lucrativos lo que gustes, siempre que menciones la fuente, o sea este sitio, y al traductor [GV].
Si te gustó este sitio, colabora con nosotros haciendo clic en cualquier anuncio. ¡Gracias por tu visita!